inventos en la antiguedad

inventos en la prehistoria

*lanza

La lanza es un arma compuesta de un asta de madera o metal, en una de cuyas extremidades tiene una hoja afilada o puntiaguda. Es un arma primigenia creada por el hombre; es una de las pocas armas prehistóricas, y durante todos los milenios acompañó a guerreros en innumerables guerras.

*arco y flecha

En los yacimientos prehistóricos de mayor antigüedad se han encontrado numerosas puntas de flecha de pedernal hábilmente talladas. Ya en estos primeros ejemplares aparece la punta de flecha con forma triangular, que se ha conservado desde entonces. El uso del arco parece remontarse en Europa a una época muy lejana, a la del Edad del Reno. En alguna estación lacustre se han encontrado restos de arcos de madera pertenecientes a la época neolítica.

*tambores

Este instrumento al que se da también el nombre de caja de guerra era llamado por los griegos tympanon o typanon y tympanum por los romanos.

Junto con el progreso de la humanidad se va escribiendo otra historia paralela que tiene a los objetos como centro del relato. En esta genealogía de los inventos ancestrales, diez tecnologías que evolucionaron hasta nuestros días para convertirse en elementos indispensable.

 El ábaco

Es considerado el instrumento de cálculo más antiguo de la humanidad y el pariente más lejano de las PC. Aunque se desconoce el origen del tablero de conteo -como se denominó en la antigüedad a este invento- fue documentado por primera vez en la Dinastía Han, hace unos 2.000 años, en las Crónica Aritmética de Xu Yue. En la Edad Media se estandarizó entre los mercaderes europeos una mesa de ábaco, que consistía en un escritorio cubierto con un paño en donde se dibujaban unas líneas con tiza.


La brújula

La primera referencia a una aguja imantada usada como indicador de direcciones aparece en un libro de la Dinastía Song, que brilló en los años 960 – 1279 antes de Cristo. Se lo describe como un pez que señala hacia el sur en un tazón de agua. Orientaba a los marineros que navegaban de noche. Su principal elemento es un mineral de hierro basado en óxido, que se alinea hacia el campo magnético de la Tierra. Su reemplazo es el GPS, que se comunica con satélites para determinar una posición.

La clepsidra

Reloj de agua que se remonta al antiguo Egipto. Se trata de una vasija de cerámica cubierta de agua hasta un cierto nivel, con un orificio en su base. El líquido, que circula a una velocidad determinada, cae en otro recipiente de igual tamaño con huellas en su interior. Para conocer el tiempo transcurrido bastaba con mirar las marcas descubiertas. Fue reemplazada por los relojes de arena y alcanzó nuestros días bajo la apariencia del reloj.

 El astrolabio

Sistema astronómico ideado por los griegos que permite determinar las posiciones de las estrellas. Está compuesto por una serie de discos metálicos superpuestos que sirven para trazar un mapa de las estrellas. Se lo utilizó también para determinar la hora del día (o de la noche) mediante la observación de un astro sobre el horizonte. Su equivalente actual es el telescopio.


 La eolípila

Otra de las invenciones de Herón de Alejandría, notable ingeniero que imaginó este aparato en el año 120 antes de Cristo. Se trata de una máquina de reacción considerada la precursora de los modernos motores de propulsión a chorro. Su mecanismo consistía en una esfera hueca de la que sobresalen dos tubos curvos por los que escapa el vapor de agua y la fuerza de la propulsión hace girar al artefacto.

 Lentes

Sus vestigios proceden de Creta (3.000 a.C.), aunque su finalidad era encender fuego y no amplificar la visión. Las primeras lentes eran de cuarzo ya que los cristales ópticos no se habían concebido. En un comienzo fueron lupas que se colocaban sobre textos para aumentar el tamaño de las letras. Alguien les agregó un mango y otro decidió unir dos en una estructura. Se daba el paso a los lentes de las cámaras fotográficas y de filmación.

 Espejo ustorio

Suerte de lupa gigante compuesta por un cristal cóncavo que, al captar los rayos solares, consigue un foco ígneo tan intenso que puede quemar, fundir o volatilizar cualquier cuerpo que se interponga en su haz. Por sus propiedades de seccionar por medio del calor, se lo puede asociar al láser quirúrgico.

 Tornillo sin fin

Arquímedes de Siracusa perfeccionó este engranaje sin fin que tiene sus orígenes en el siglo III antes de Cristo. Es un cilindro hueco, inclinado, que tiene un tirabuzón en su interior que gira accionado por una manivela. Además de ser el predecesor de las mechas que emplean las perforadoras, se lo utiliza en las bombas de desagote.

 Sismómetro

Mil setecientos años antes del primer sismógrafo europeo, en el año 132 después de Cristo, el científico chino Zhang Heng sorprendió a la corte imperial con el primer detector de terremotos. El dispositivo tenía el aspecto de un jarrón con varios dragones ubicados sobre los laterales, cada uno con una pelota de bronce en su interior. Las mismas apuntaban a unos sapos metálicos ubicados en el suelo. Si la máquina detectaba un temblor de tierra, una de las bolas se deslizaba y caía en la boca de los batracios, indicando la dirección del terremoto. Según se dice, llegó a detectar sismos a 600 kilómetros de distancia.

 La rueda de Vitruvio

El arquitecto romano Marco Vitruvio Polión descubrió la rueda hidráulica, con eje horizontal y disco vertical. Su inspiración puede haber sido la rueda persa. Fue pensada para moler granos de trigo. Hoy se la aprovecha como una fuente natural para generar energía.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: